dijous, 12 de març de 2009

Half-Nelson




En la lucha libre, un Half-Nelson es una llave inmovilizante de la que es muy difícil librarse. De hecho es totalmente imposible. Cuando alguien la ejecuta has perdido, te bloquea hasta que la persona que te ha inmovilizado te deja ir. Es así.

Hay ciertos días inciertos en las que las cosas ocurren por sí solas como si uno no tuviera la potestad real de elegir que ocurran. La inercia de la vida que no se elige, por decirlo de alguna forma. Hay veces que los hechos van teniendo lugar sin elegirlos y hay veces que elegimos que los hechos tengan lugar sin nuestra intervención directa. He aquí el maravilloso e impredecible poder de las circunstancias.

A veces me veo intentando dar giros de 180 grados y la vida en sí me responde con un Half-Nelson que me deja bloqueada. Tampoco está tan mal, pienso luego, quizá la curva no es ésta sino la siguiente. Es un gran problema a veces vivir en la era de la inmediatez. El problema real de los Half-Nelsons es que no sabes cuánto tiempo vas a estar atrapado. En estos casos de imposible liberación, acabo por seguir el esquema Elvira del libro de Kiko Amat:


Sentada en la mesa, mientras los demás hablaban, tenía un truco para no estar. Generalmente, la gente deja el cuerpo en la mesa y manda la mente a paseo. La imaginación es una pluma sin peso que puede soplarse lejos.


Después pasa lo que pasa, pero los humanos somos más o menos listos y tenemos algunos antídotos para ello. Como el dream pop y las películas de Todd Solondz.