dimarts, 20 de gener de 2009

2:27








Me gustan los descubrimientos musicales. El otro día hablaba de Sparklehorse y hoy, de lo curioso que es indagar o descubrir sobre ciertas canciones, de lo que esconden detrás.

El disco Good Morning Spider incluye una canción que se llama “Hundreds of Sparrows”, y que me llamó especialmente la atención. No sólo porque fue la primera canción que se coló en mi aleatorio –inevitablemente, a la que prestas más atención-, sino por su lírica y connotaciones literarias.

Lo bueno de las filologías es que tienes que leer todo lo habido y por haber, y si eso te gusta, acabas aprendiendo cosas que de otro modo –y sin curiosidad- difícilmente se anclarían en tu memoria. Hace poco terminé la Biblia y los evangelios, y ayer me acordé de la frase de Lucas en un pasaje al escuchar la canción; “¿No se venden los gorriones por dos céntimos? Y ninguno de ellos es olvidado por Dios. De hecho, todos los cabellos de tu pelo están contados. No temas, porque vales más que cien gorriones”.

Dejando de lado el matiz obviamente religioso de la frase –no es lo que me interesa-, indagué en la letra de la canción y ¡voilà!, “Every hair on your head is counted / You are worth hundreds of sparrows”. De ahí podía extraer el Significado Inspirador y Moralizador Primero, que es que todo tiene su valor. Todo y todos. La idea es extrañamente actual, porque desde hace un par de siglos hemos entrado en una especie de círculo de devaluación global progresivo; y es romántica si tenemos en cuenta la simbología gorrionil que se ha ido sucediendo a lo largo de la historia. Los gorriones eran los que conducían el carro de Afrodita en los himnos de Sappho. Shakespeare hacía referencia a la cita de Lucas en Hamlet. Así que la caída de un gorrión era un símbolo trágicamente romántico y estaba íntimamente ligada con la idea de destino.

Una vez entiendes este tipo de letras, las canciones acostumbran a tener un cariz distinto. El más vale pájaro en mano que ciento volando me vino a la memoria y me pareció curioso. Quién sabe lo que Linous (el compositor y letrista de Sparklehorse) quería decir con ello. ¿Que más valía uno de los gorriones en mano que los cien gorriones divinos que revoloteaban alrededor? ¿O al revés, que más valía esperar uno de los gorriones que tener uno indeseado en mano?

Ni idea. Lo que sé es que de una idea pueden salir cien, y todas ellas interesantes.
Como dato curioso, la portada de Good Morning Spider no es una araña, sino un gorrión.